Ir al contenido principal

fácil

Fácil al blando ruego,
y en vil precio obligada
a ser víctima impura de amor ciego
codiciosa ramera
corría apresurada
a los profanos lares
de el impúdico joven que la espera;
más, apenas piso de la primera puerta
el umbral, cuando ocupo sus ojos
la imagen venerable y fiel trasunto
de el grande Polemón, que al mismo punto
con eficaz modestia, bien que mudo
su culpa acusar pudo;
y usurpándole a Venus sus despojos,
enfrento libre el paso,
reprimió el torpe afecto,
venció al ardor lascivo;
¿ Que otro mayor efecto
esperarse debiera
si presente le viera,
si le mirara vivo?

Comentarios

Entradas populares de este blog

lo importante

"Tengo el cansancio anticipado de lo que no voy a encontrar."

Le pedí tan poco a la vida y hasta ese poco la vida me negó. Una hebra de sol, el campo, un poco de paz con un poco de pan, que no me pese mucho el saber que existo, y no exigir nada a nadie, ni que nadie exija nada de mí. Todo esto me fue negado, como quien niega una limosna no por falta de bondad, sino por no tener que desabrocharse el abrigo para darla.

Si me das a elegir... me quedo contigo