пространство для личного размышления



todas las opiniones pueden ser respetadas, pero no necesariamente compartidas. Que pena dar pena, lastimosa hipocresía la de aquellos que finjen afectos y se ven en la encrucijada de elegir entre el olvido y la memoria, cuando lo evidente les atormenta o simplemente les incomoda.
Les digo adiós y les sigo respetando, yo no soy justicia ni ley pero como las pilas alcalinas todos tenemos un lado negativo, ¡que le vamos a hacer!....

No hay comentarios: