Ir al contenido principal

extracto

Por muy perros que seamos todos, por muchas faenas que te hagan a lo largo de la vida, hay cosas que nadie, por fuerte que sea o se sienta, puede hacérles a otros. Cosas que nadie debería permitirse. Puestos en los extremos, rediós, a un hombre se le mata, quizás. Se le vuela la cabeza si la cosa es proporcionada y no hay más remedio.
Pero no se le humilla y menos delante de los suyos.


Esa si que es una canallada y una bajeza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

lo importante

"Tengo el cansancio anticipado de lo que no voy a encontrar."

Le pedí tan poco a la vida y hasta ese poco la vida me negó. Una hebra de sol, el campo, un poco de paz con un poco de pan, que no me pese mucho el saber que existo, y no exigir nada a nadie, ni que nadie exija nada de mí. Todo esto me fue negado, como quien niega una limosna no por falta de bondad, sino por no tener que desabrocharse el abrigo para darla.

Si me das a elegir... me quedo contigo