Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

El miedo a la muerte no existe

Un monje portador de un documento de gran importancia que debía entregar en mano a su destinatario, se dirigía a la ciudad. para llegar a ella tenía que atravezar un puente, y sobre él se encontraba un samurai experto en el arte del sable que para probar su fuerza y demostrar su valentía había prometido provocar a duelo a los cien primeros hombres que atravezaran el puente. Había matado ya a noventa y nueve. El monje era el número cien. El samurai le lanzó el desafío y el monje le suplicó que le dejara pasar, puesto que el documento que llevaba era de gran importacia. “Os prometo venir a batirme con vos cuando haya cumplido mi misión.” El samurai aceptó y el joven monje fue a entregar el documento.
Antes de volver al puente se presentó en casa de su maestro para decirle adiós. “Debo ir a batirme con un gran samurai; es un campeón de sable y yo no he tocado jamás un arma en mi vida. Va a matarme.” “En efecto, le respondió su maestro, vas a morir. No tienes nada a tu favor, no has de te…

insisto

me recuerdo que:

A eso de caer y volver a levantarte.

De fracasar y volver a comenzar.

De seguir un camino y tener que torcerlo.

De encontrar el dolor y tener que afrontarlo.

A eso no le llames adversidad,

Llámale sabiduría.

new locatión

dejo siempre

dejo siempre una puerta.
abierta en el tiempo.
en la frontera
del mundo...
una luz fría y difusa
envuelve mis sueños.

tan solo...
espero;
amanecer un día
envuelto en un abrazo,

que justifique mi existencia.
para tumbarme
exhausto boca arriba,
y
agonizar
mirando al cielo,
sin más lágrimas
que los recuerdos
amargos ,
de aquellos sueños
que pudieron
ser
pero
nunca fueron…





Pedro Arregui 01/09/2002